COVID-19: la pandemia

La humanidad necesita liderazgo y
solidaridad para vencer a COVID-19

 

La pandemia de coronavirus COVID-19 es la crisis de salud global que define nuestro tiempo y el mayor desafío que hemos enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial. Desde que su aparición en Asia a finales del año pasado, el virus ha llegado a cada continente, excepto a la Antártida. Los casos aumentan a diario en África, las Américas, y Europa.

Los países se encuentran en una carrera contra la propagación de la enfermedad, haciendo pruebas y dando tratamiento a los pacientes, rastreando los que tuvieron contacto, limitando los viajes, poniendo en cuarentena a los ciudadanos y cancelando grandes reuniones como los eventos deportivos, los conciertos y las escuelas.

La pandemia se está moviendo como una ola, una que aún puede romper sobre los sistemas y las personas menos capaces de hacerle frente.

Pero COVID-19 es mucho más que una crisis de salud. Al poner a prueba a cada uno de los países que toca, la enfermedad por COVID-19 tiene el potencial de crear crisis sociales, económicas y políticas devastadoras que dejarán profundas cicatrices.

Estamos en territorio desconocido. Muchas de nuestras comunidades están irreconocibles, desde hace incluso una semana. Decenas de las ciudades más grandes del mundo se encuentran desiertas porque las personas se quedan adentro, ya sea por elección o por orden del gobierno. En todo el mundo, las tiendas, teatros, restaurantes y bares están cerrando.

Cada día, las personas pierden sus trabajos e ingresos, sin forma de saber cuándo volverá a la normalidad. Las pequeñas naciones insulares, que dependen del turismo, tienen hoteles vacíos y playas desiertas.

La Organización Internacional del Trabajo estima que se podrían perder 25 millones de empleos.

 

Respuesta del PNUD

Cada país necesita actuar de inmediato para prepararse, responder y recuperarse. El sistema de la ONU apoyará a los países en cada etapa, con un enfoque en los más vulnerables.

Basándonos en nuestra experiencia con otros brotes como los de Ébola, VIH, SARS, tuberculosis y malaria, así como en nuestra larga historia de trabajo con el sector público y privado, el PNUD ayudará a los países a responder con urgencia y eficacia a COVID-19 como parte de su misión de erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y crear resiliencia ante la crisis.

“Ya estamos trabajando arduamente, junto a nuestra familia de la ONU y otros socios, en tres prioridades inmediatas: apoyar la respuesta de salud, incluida la adquisición y el suministro de productos de salud esenciales, bajo el liderazgo de la OMS, fortalecer el manejo y la respuesta a la crisis y abordar los impactos sociales y económicos críticos". Administrador del PNUD, Achim Steiner

 


Hemos estado apoyando a los países desde las primeras etapas de esta crisis, donando más de dos millones de máscaras quirúrgicas y proporcionando equipos médicos de soporte vital como máquinas de rayos X, termómetros infrarrojos, bombas de infusión, trajes protectores, guantes y desinfectante para manos.

En Honduras, como medida de prevención para reducir la exposición al contagio en la población, se han establecido medidas como el del distanciamiento social, cuarentena y toque de queda, cuyos impactos afectarán en mayor proporción a las personas más vulnerables, sobre todo en lo que tiene que ver con el acceso diario a alimentos.

Es así que, por los próximos 30 días, se distribuirá alimentos de primera necesidad a 800,000 familias más vulnerables del país, alrededor de 3,2 millones de personas.

Para ello, el PNUD está acompañando técnicamente al Centro Nacional de Información del Sector Social (CENISS), entidad responsable en seleccionar a las familias que serán atendidas por el programa Honduras Solidaria. Esta selección se basa en criterios de pobreza, discapacidad, adulto mayor, primera infancia, entre otros. Se espera que otras revisiones técnicas se den para iniciativas de protección social a grupos organizados del sector productivo de la economía, como transportistas y asociaciones de vendedores, entre otros.

 

El PNUDen Honduras apoya la respuesta con urgencia y eficacia a COVID-19 como parte de su misión de erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y crear resiliencia ante la crisis.

 

Más sobre la respuesta del PNUD

En conjunto con WhatsApp, la OMS y UNICEF, hemos creado un centro de información que brindará atención médica en tiempo real a miles de millones en todo el mundo.

Photo: Basak Kabadayi/Shutterstock.com

 

Nos hemos asociado con AMV, una de las agencias de publicidad más grandes del mundo, y el actor, escritor y comediante Stephen Fry para la campaña Tweet Zero, que destaca las acciones simples que pueden mantenerte a salvo, como lavarse las manos con frecuencia, quedarse en casa cuando se está enfermo y no tocarse la cara.

Requerirá que toda la sociedad limite la propagación de la enfermedad de COVID-19 y amortigüe el impacto potencialmente devastador que puede tener en las personas y las economías vulnerables.

Debemos reconstruir la confianza y la cooperación, dentro y entre las naciones, y entre las personas y sus gobiernos.

El apoyo del PNUD también ayudará a garantizar que las respuestas de los países individuales sean integrales, equitativas e inclusivas, de modo que nadie quede excluido y los países puedan continuar progresando en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Mientras hacemos esto, también debemos considerar formas de prevenir una que una pandemia similar vuelva a ocurrir. A largo plazo, el PNUD buscará formas de ayudar a los países a prevenir y gestionar mejor tales crisis y garantizar que el mundo haga pleno uso de lo que aprenderemos de esta.

Una respuesta global en este momento es una inversión en nuestro futuro.

 

 

Explorar más

Cargando…
Icon of SDG 03

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Honduras 
Ir a PNUD Global