Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide

Repensar el progreso desde múltiples dimensiones

31-ago-2016

Informe resalta que el crecimiento económico solo no basta. Nada que disminuya los derechos de las personas y comunidades o que amenace la sostenibilidad ambiental puede ser considerado progreso

Informe enfatiza que se requieren políticas públicas que tomen en cuenta a los grupos más excluidos y vulnerables

Tegucigalpa, 31 de agosto de 2016.– Hoy se presentó en Tegucigalpa el Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) para América Latina y el Caribe del Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que se titula Progreso Multidimensional: bienestar más allá del ingreso. Este Informe hace un llamado a repensar el modelo actual de progreso hacia un concepto multidimensional, que va más allá de los ingresos económicos.

La presentación de este Informe coincide con la reciente adopción por parte del Gobierno de un nuevo instrumento para medir la pobreza, el Índice de Pobreza Multidimensional presentado la semana pasada, que centra la medición de la pobreza usando otros criterios más allá que el monetario e incorpora la medición del acceso y goce de las personas en otras dimensiones como son el trabajo, salud, educación y vivienda.

Medir la pobreza y repensar el progreso a través de un enfoque multidimensional va en la línea de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esta agenda, que ha sido firmada por el Estado hondureño, define 17 objetivos interconectados que buscan mejorar la calidad de vida de las personas y no dejar a nadie atrás. Cada uno de los objetivos de la Agenda 2030 dan forma concreta al desafío de transitar desde un enfoque basado en el crecimiento económico y el ingreso hacia un enfoque integral que incluya las múltiples dimensiones que son parte del progreso de las personas.

En el informe, el PNUD manifiesta especial preocupación por las personas que experimentan diversas exclusiones y vulnerabilidades. Una crisis financiera, un desastre natural, una emergencia de salud en la familia u otro suceso externo, puede convertirse en un evento que impacte negativamente en la vida de estas personas, y por ende las pongan en riesgo de no salir del círculo de la pobreza o de recaer en la misma. El informe hace referencia a aquellas personas vulnerables, que en Honduras son las mujeres jóvenes viviendo en zonas urbanas quienes se hallan en condición de mayor vulnerabilidad: oficialmente no son pobres pero tampoco lograron ascender a la clase media. Además, el Informe menciona que hay condiciones, de género, lugar de residencia, edad, idioma, discapacidad, entre otros, que acentúan la exclusión de las personas y limita que ellas vivan con bienestar.

De allí que el Informe propone que se desarrollen políticas de nueva generación que se centren en abordar aquellas barreras -discriminación, diferenciación negativa- que impiden a las personas gozar de bienestar. El Informe también indica que, para hacer frente a la pobreza, se requieren políticas que propicien la inserción a mercados laborales y acceso a educación; mientras que se necesitan de políticas de protección social, acceso a salud y a activos físicos y financieros en los hogares para prevenir la caída de personas vulnerables a la condición de pobreza.

El evento contó con la participación de la Sra. María del Carmen Nasser, Subsecretaria de Estado en el despacho de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional, el Sr. Efraín Corea, Director Presidencial de Planificación Estratégica y Presupuesto de la Secretaría General de Coordinación de Gobierno y Sr. Ramón Velásquez, miembro del Grupo Técnico Interinstitucional del Índice de Pobreza Multidimensional. Por parte del PNUD, acompañó la Sra. Consuelo Vidal, Representante Residente del PNUD en Honduras y el Sr. George Gray Molina, economista principal del PNUD para la región de América Latina y el Caribe, quien presentó el Informe.

 

Para más información

Cristina Sevillano

cristina.sevillano@undp.org