Slide
Slide
Slide

Pueblo Pech: cuidadores del bosque. Amantes de la naturaleza

10-nov-2017

Este año, la Federación de Tribus Indígenas Pech de Honduras – “FETRIPH” ha sido una de las ganadoras del Premio Ecuatorial 2017 por su labor en el buen manejo en la conservación de los bosques y tierra de la Montaña El Carbón y por promover una producción sostenible de los árboles de liquidámbar.

FETRIPH ha sido galardonada con el Premio Ecuatorial 2017, promocionado por una alianza de organizaciones dirigida por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por brindar una solución innovadora para proteger y gestionar de manera sostenible los bosques del liquidámbar y la montaña El Carbón con el fin de lograr el desarrollo sostenible local, incluida la seguridad alimentaria, la seguridad del agua, empleos y medios de subsistencia sostenibles.

El pueblo Pech es uno de los nueve pueblos indígenas de Honduras y su cosmovisión está íntimamente ligada con el cuidado y preservación de la tierra (“Somos de la tierra y volveremos tierra”).

Sin embargo, en décadas pasadas, el respeto a sus territorios y a sus modos de vivir y relacionarse con su entorno, estuvo fuertemente limitado y excluido de los procesos de desarrollo que se daban en el país por parte de los múltiples actores. Sin embargo, el Pueblo Pech con el propósito de defender sus derechos territoriales y sociales se organizó en la FETRIPH, como órgano representativo y democrático de su Pueblo. Y es este órgano quien recibió del Congreso de Honduras la responsabilidad de co-velar por el cuidado y guardianía de los bosques, cuya área protegida se llama “Reserva Antropológica y Forestal Pech Montaña de Carbón”.

Bajo la protección de los Pech, los bosques, suelos y agua de la Montaña de Carbón está siendo usada de manera sostenible. Siendo ellos referentes nacionales, por ejemplo, ante el órgano público para definir una normativa de buen manejo de los bosques de liquidámbar, en el cuidado y manejo del agua y liderar la producción sostenible del bálsamo del árbol de liquidámbar, ingrediente básico para la producción de perfumes, y solo producido en Honduras a nivel mundial, entro otros.

Este buen manejo del bosque de liquidámbar también tiene un impacto en la generación de ingresos dentro de la comunidad Pech ya que el 60% de los ingresos de venta del bálsamo es redistribuido directamente entre los productores, proveyendo ingreso estable para 60 familias; mientras que el 40% se redirecciona a la comunidad, a través de la FETRIPH, para promover iniciativas comunitarias orientadas al acceso de la población a su derecho a la salud y educación. 

Es por su labor de cuidado, protección y ordenamiento de su territorio, el manejo sostenible del bosque, su liderazgo y compromiso para que el pueblo Pech ejerza sus derechos como pueblos indígenas y por incentivar prácticas sostenibles para promover el acceso a medios de subsistencia, que la FETRIPH ha sido galardonada con el Premio Ecuatorial 2017.

Esta última edición del Premio Ecuatorial recibió más de 800 postulaciones de 120 países. Siendo uno de los quince ganadores, la Federación/FETRIPH ha recibido US$10.000 y sus representantes fueron invitados a participar en una serie de diálogos nacionales y mundiales sobre cuestiones de política y eventos especiales durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, en septiembre de 2017.

Ahora la FETRIPH se une a una prestigiosa red de 208 organizaciones comunitarias de 70 países que han recibido el Premio Ecuatorial desde 2002, seis organizaciones hondureñas han recibido este reconocimiento, anteriormente: el Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca y la Agencia para el Desarrollo de la Mosquitia (ambos en el 2002), el Comité de Emergencia Garífuna (en el 2004), la Asociación de Juntas Administradoras de Agua del Sector Sur de Pico Bonito (en el 2012) y Muskitia Asla Takanka (MASTA) (en el 2015).

Finalmente, como PNUD en Honduras, nuestra relación con el Pueblo Pech se ubica también en los espacios de intercambio y aprendizaje mutuo que hemos tenido en diferentes procesos de diálogo con los pueblos Indígenas y Afro hondureños, como por ejemplo, durante la elaboración de la política nacional sobre la no discriminación y el desarrollo integral de los PIAHs; la construcción de la estrategia nacional  para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la deforestación y degradación forestal, así como el dialogo para definir un mecanismo  nacional para la implementación de la Consulta Previa y libre, en el cual el PNUD contribuyó a dar voz a los pueblos.