Slide

¿Cómo hacemos más eficaces nuestros esfuerzos para no dejar a nadie atrás en el desarrollo sostenible de Honduras?

03-jul-2017

El panorama y las dinámicas de la cooperación para el desarrollo ha cambiado y evolucionado enormemente durante los últimos años. La Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) sigue siendo un factor singular e importante de la misma, pero ya no es sinónimo de ella. Existen nuevos actores como los cooperantes del “sur”, incluyendo a Honduras que formuló su oferta de cooperación sur-sur el pasado año, los nuevos bancos de desarrollo (Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS (NBD BRICS) y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) de China) han aparecido y los nuevos roles asumidos por la sociedad civil, el sector privado y las organizaciones filantrópicas quienes juegan un papel cada vez más importante en el desarrollo sostenible.

La visión de sociedades sostenibles y sin pobreza es una visión que muchos actores quieren contribuir de manera intencionada. Y esto se refleja en la Agenda 2030, y en sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, los cuales son los compromisos de los países y sus diferentes actores para alcanzar un mundo sin pobreza y vivir en sociedades sostenibles y respetuosas de los derechos humanos de todos, la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas, y del equilibrio entre las tres dimensiones integrales e indivisibles del desarrollo sostenible: lo económico, lo social y lo ambiental. Pero los retos son grandes, cada vez el financiamiento es más ajustado y se requiere hacer fructificar cada dólar para no dejar a nadie atrás. De allí que la cooperación para el desarrollo sostenible, entendida como el trabajo de diversos actores que cooperan para lograr un impacto positivo para la población hondureña, debe ser hecha con eficacia.

La agenda de la eficacia de la cooperación para el desarrollo es liderada y promocionada internacionalmente por la "Alianza Global para la Cooperación Eficaz para el Desarrollo" la cual es una plataforma de múltiples partes cuyo propósito es que los actores que cooperan para el desarrollo sostenible, implementen acciones eficaces y con impactos duraderos mientras se contribuya al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Alianza Global tiene sus raíces en la era de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y más específicamente en la “Declaración de Roma de 2003 sobre la armonización” y la “Declaración de París de 2005 sobre la eficacia de la ayuda” (ver gráfico a continuación).  La gran mayoría de los cooperantes bi - y multilaterales son signatarios de estas declaraciones y los compromisos que implican. Estos antecedentes llevaron a la creación de la Alianza Global durante la celebración del Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda en Busan en 2011 en el cual estaban presentes 161 países y líderes de instituciones multilaterales y bilaterales, sociedad civil, representantes de actores privados, locales y regionales, y parlamentarios.

La Alianza Global cuenta con un Secretariado Conjunto del PNUD y de la OCDE cuyo rol es facilitar el trabajo de la Alianza Global apoyando a su Comité Directivo y a los Copresidentes de la Alianza que actualmente son: Uganda, Bangladesh y Alemania.

Uno de los roles de la Alianza Global es promocionar e impulsar 4 principios que sostienen el concepto de la eficacia de cooperación para el desarrollo:

  1. El primer principio, y quizás el más importante, es la apropiación por parte de los países socios de la cooperación. En países como Honduras, los cooperantes son facilitadores y catalizadores. La evidencia demuestra que se experimenta mayor impacto y sostenibilidad en los proyectos y esfuerzos conjuntos cuando el Gobierno se apropia de ellos y está involucrado desde el inicio en la programación de las intervenciones, pasando por la planificación hasta la evaluación de las mismas.
  2. El segundo principio es que la cooperación debe ser guiado siempre por un foco en resultados. La cooperación es un medio para un fin y a ninguno de los diversos actores de la cooperación para el desarrollo debería olvidar que el fin son los resultados concretos y positivos para las hondureñas y los hondureños, y en particular aquellos más vulnerables. Para evaluar los resultados se necesitará datos cada vez más desglosados y de calidad y, en la medida de lo posible, generados localmente, para lo cual se debe trabajar en reforzar las capacidades dentro de las instituciones estatales.
  3. Para obtener resultados positivos necesitamos alianzas incluyentes para el desarrollo. Este es el tercer principio. Los ODS no se pueden lograr en solitario. Los ODS son de todos y para todos. El desarrollo sostenible depende de la participación de todos los actores y se beneficia enormemente de la diversidad de roles y del carácter complementario de las contribuciones.
  4. El cuarto principio tiene que ver con la transparencia y rendición de cuentas compartida.  Hay una responsabilidad colectiva de hacer los esfuerzos de cooperación para el desarrollo transparentes y de rendir cuentas a todos los actores, incluida la ciudadanía hondureña. Es importante mencionar que, por primera vez en la historia de la Alianza Global, el documento de resultados de Nairobi especifica compromisos muy concretos para cada grupo de actores de la cooperación para el desarrollo, incluyendo los mismos gobiernos de los países receptores.  

A fin de concretizar estos principios y llevar a nivel operativo nacional los compromisos recientemente adquiridos en la Segunda Reunión de Alto Nivel de la Alianza Global celebrada en Nairobi en noviembre de 2016, Honduras, a través del liderazgo de la Secretaria de Relaciones Exteriores, es uno de los primeros países en realizar un Foro de seguimiento.

Este Foro, en línea con el evento de realizado en Nairobi, pretende alinear la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En este sentido, los ODS se deben entender como un marco/una visión de lo que se quiere lograr conjuntamente; mientras que la Alianza Global, con sus cuatro principios de eficacia reiterados en Nairobi, orienta sobre cómo se debe cooperar con eficacia para alcanzar estos objetivos.

Desde el PNUD, a nivel de la Sede como a nivel de país, continuaremos con el apoyo técnico para implementar las herramientas de monitoreo de los indicadores de eficacia y apoyar iniciativas de incidencia– como es en parte la realización de este I Foro de “Eficacia de la Cooperación al Desarrollo Sostenible”- a fin de ampliar el conocimiento e involucramiento de todos los actores de la cooperación para el desarrollo presentes en el país. Además, a través de la Oficina de Coordinación del Sistema de las Naciones Unidas se ha apoyado para la participación activa de Honduras en la conferencia de Nairobi.

El fin de adoptar medidas, consensos y compromisos de la Alianza Global a nivel nacional y entre los actores a favor de la eficacia de la cooperación para el desarrollo es la creación de mayor bienestar y progreso para las personas, a fin de que nadie se queda atrás, contribuyendo así a la implementación de los diversos acuerdos y compromisos internacionales adquiridos por el país y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para más información sobre la Alianza Global para la Cooperación Eficaz para el Desarrollo, puede ver los siguientes videos informativos [solo disponibles en inglés]:

The Global Partnership and the SDGs

An Animated Story: The Global Partnership for Effective Development Co-operation

Y aquí puede descargar el documento de monitoreo sobre el estado de la “eficacia” de la cooperación para el desarrollo del país.