Slide
Slide
Slide
Slide

Voluntarios son certificados para promover la convivencia pacífica en sus comunidades

20-sep-2016

500 voluntarias y voluntarios, quienes han sido capacitados durante más de ocho meses recibiendo 144 horas de instrucción, ha sido reconocidos por su labor a favor de la prevención de la violencia

El voluntariado es una forma poderosa de involucrar a las ciudadanas y ciudadanos en acciones de prevención de la violencia y, por ende, en el desarrollo humano. Es así que 500 ciudadanas y ciudadanos han sido capacitados como voluntarios comunitarios para resolver conflictos y sensibilizar en sus comunidades acerca de la importancia de la convivencia pacífica.

Las y los voluntarios apoyan a las Unidades de Mediación y Conciliación (UMC) y Puntos de Convivencia Comunitaria (PCC) -espacios donde se resuelven conflictos que no entran a la vía judicial- por medio de la promoción de actividades de sensibilización, así como realizan acciones de mediación para fortalecer el tejido social de sus comunidades, atendiendo conflictos vecinales, familiares, de pareja, escolares o remiten casos a otras instancias cuando los conflictos no son mediables por ellos o a ese nivel de institucionalidad.

Las y los voluntarios son indispensables para detener el aumento de la violencia, pues ellos aportan conocimiento, capacidad y voluntad para realizar acciones estratégicas para la prevención de la violencia por medio de la mediación comunitaria. Bajo este esquema, son los propios involucrados en el conflicto y personas cercanas a su propia realidad, quienes participan directamente de la solución de los problemas, evitando ingresar así al ámbito judicial, puesto que algunos de los conflictos no lo permiten por la temática involucrada, por la falta de recursos económicos para afrontar los gastos o, porque la partes no creen necesario recurrir a la instancia judicial.

Es por esta razón, que la mediación comunitaria y los mecanismos alternativos de resolución de conflictos son fundamentales para garantizar el acceso a la justicia a sectores de la población que quedarían, de lo contrario, excluidos.

Las Unidades de Mediación y Conciliación como mecanismos alternativos para la prevención de la violencia

Desde el 2009, el PNUD ha apoyado las Unidades de Mediación y Conciliación (UMC) de los municipios de La Ceiba, San Pedro Sula, Choloma, Tela y, recientemente el Distrito Central, con el fin de construir una cultura de manejo de conflictos basada en el diálogo, el respeto y una actitud orientada a la comunicación y vínculo entre personas. El servicio que brindan las UMC consiste en sesiones de mediación donde ambas partes involucradas ofrecen alternativas de solución con la facilitación técnica de un mediador o mediadora formados en atender de forma neutral procesos de diálogo para la resolución de conflictos. Y aquí es donde las y los voluntarios son parte de este proceso. 

Además de la figura institucional que ocupan las UMC al interior de las alcaldías municipales, existe una presencia de voluntarios en las comunidades que ofrece los mismos servicios de resolución alternativa de conflictos en los Puntos de Convivencia Comunitaria (PCC).

“Iniciativas como estas, junto con otras que el PNUD implementa en diferentes municipios de Honduras y en los demás países de Centroamérica, están alineadas con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en particular con el objetivo 16, que se refiere a “Paz, justicia e instituciones sólidas”. En el nuevo marco de cooperación del Sistema de Naciones Unidas con el País, así como el programa del PNUD para los próximos cinco años, la Seguridad Ciudadana seguirá siendo uno de nuestros ejes de trabajo principales, puesto que no hay desarrollo humano sin paz y seguridad ciudadana y no hay paz y seguridad ciudadana sin desarrollo humano” expresó Vincenzo Placco, especialista en Seguridad Ciudadana del PNUD.

Las acciones de capacitación y certificación de las y los voluntarios, se han desarrollado gracias al gentil auspicio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el apoyo técnico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a través de su proyecto Convivencia y Seguridad Ciudadana implementado en cinco municipios de la zona norte y central de Honduras.

El PNUD aboga por el reconocimiento de las iniciativas comunitarias que impulsan la paz y el desarrollo, beneficiando a la sociedad hondureña y movilizando la voluntad humana a través de programas de desarrollo.