Presentan informe sobre las Inversiones en el Mundo 2013

02 jul 2013

imageLos países en desarrollo fueron los que captaron más IED en 2012. Por primera vez en la historia, las economías en desarrollo absorbieron más IED que los países desarrollados

Tegucigalpa, 02 de julio de 2013. Según el Informe del UNCTAD sobre las Inversiones en el Mundo, por primera vez en la historia, los países en desarrollo recibieron la mayor parte de las inversiones; se prevé que en 2013 las corrientes de inversión se mantendrán en niveles próximos a los de 2012.

 En 2012 las corrientes mundiales de inversión extranjera directa (IED) disminuyeron un 18%, situándose en US$ 1.35 billones. La recuperación llevará más tiempo de lo previsto debido, sobre todo, a la fragilidad de la economía global y la incertidumbre de la política, se indica en el estudio anual de la UNCTAD sobre las tendencias de la inversión.

El Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2013, subtitulado “Las cadenas de valor mundiales: inversión y comercio para el desarrollo”, está siendo lanzado en varios países alrededor del mundo. En Honduras fue lanzado hoy por la Presidente del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón; la Presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, Aline Flores y el Representante Residente a.i. del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Edo Stork.

Según las previsiones de la UNCTAD, en 2013 la IED se mantendrá en niveles próximos a los de 2012, con una franja superior de 1,45 billones de dólares. A medida que las condiciones macroeconómicas mejoren y los inversores recuperen la confianza a medio plazo, las empresas transnacionales (ETN) podrían convertir sus niveles sin precedentes de tenencias de efectivo en nuevas inversiones.

 Las corrientes de IED podrían alcanzar entonces la cota de US$ 1,6 billones en 2014 y US$ 1.8 billones en 2015. No obstante, el informe advierte que algunos factores, como la debilidad estructural del sistema financiero mundial, el posible deterioro del entorno macroeconómico y la gran incertidumbre en torno a las políticas en áreas esenciales para la confianza de los inversores podrían dar lugar a una nueva disminución de las corrientes de IED.

 Los países en desarrollo fueron los que captaron más IED en 2012. Por primera vez en la historia, las economías en desarrollo absorbieron más IED que los países desarrollados, concretamente un 52% de las corrientes mundiales de IED. Con todo, según el Informe, las entradas de IED en las economías en desarrollo disminuyeron ligeramente (un 4%) a US$ 703,000 millones, registrando su segundo nivel más alto.

En las regiones en desarrollo, las corrientes a los países de Asia y América Latina y el Caribe permanecieron en niveles históricamente altos pero el crecimiento se desaceleró. África experimentó un aumento interanual de las entradas de IED en 2012. Según el Informe, la IED también está aumentando en las economías estructuralmente débiles —entre ellas los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Las salidas de IED de las economías en desarrollo alcanzaron los US$ 426,000 millones, esto es, un nivel récord del 31% del total mundial. Las salidas de países en desarrollo de Asia y América Latina y el Caribe se mantuvieron en el nivel de 2011. Los países asiáticos en desarrollo son la principal fuente de IED, con tres cuartas partes del total procedente de países en desarrollo.

Entre los mayores inversores, China ascendió del sexto puesto al tercero en el  2012, después de los

Estados Unidos y el Japón. Las corrientes de IED procedentes de África casi se triplicaron. El Informe revela además que en los países desarrollados, las entradas de IED se redujeron drásticamente, un 32%, a 561.000 millones de dólares —nivel que no se había registrado desde hacía casi 10 años.

 Al mismo tiempo, las salidas de IED de países desarrollados disminuyeron a un nivel próximo a los mínimos registrados en 2009. Las perspectivas económicas inciertas condujeron a las ETN de los países desarrollados a mantener un enfoque de espera con respecto a las nuevas inversiones o a vender activos extranjeros en lugar de acometer una ampliación internacional importante. En 2012, 22 de los 38 países desarrollados experimentaron un descenso de las salidas de IED, lo que supuso una reducción total del 23%, a US$ 909,000 millones.


Al evento asistierón miembros de la sociedad civil, academicos y expertos en economía