Día Internacional del Voluntariado Voluntarios ONU, comprometidos con el desarrollo de Honduras

10 dic 2012

imageCarlo Taconelly Voluntario Internacional trabajando en un proyecto de electricidad en la comunidad de Mocoron, La Moskitia Hondureña

Tegucigalpa 10 de Diciembre de 2012.- El perfil de los voluntarios que contribuyen al desarrollo de Honduras a través del Sistema de las Naciones Unidas es muy variado. Unos son ambientalistas, periodistas o economistas, otras politólogas o expertas en derechos humanos. Unos son hondureños, y otros llegan de países latinoamericanos o europeos. Sin embargo, a pesar de las diferencias, todos ellos comparten un objetivo común: contribuir a la paz y al desarrollo del país mediante la acción voluntaria.

El trabajo de los voluntarios en el mundo es de tal calibre que en 1985 la Asamblea General de las Naciones Unidas determinó el día 5 de diciembre como el Día Internacional de los Voluntarios, una jornada que pretende visibilizar una acción que en muchos casos no está reconocida por la sociedad e incluso a veces se  infravalora.

En Honduras, desde el año 1982, más de 900 voluntarios nacionales e internacionales han sido movilizados al país a través de las Naciones Unidas. Sólo en este año, el número ha ascendido a 33 voluntarios, de los cuales 22 son nacionales y 11 internacionales.

“La gran mayoría de voluntarios internacionales colaboran en las áreas derechos humanos, gobernabilidad democrática, medio ambiente, energía, cambio climático y seguridad alimentaria. Por su parte, los nacionales  suelen estar en gestión de riesgos, combate del VIH-Sida, comunicación, prevención de violencia y cultura y desarrollo”, aclara Karen Ordoñez, Oficial del Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas, entidad encargada de reclutar a profesionales altamente cualificados para cubrir los puestos voluntarios de la organización.

“Los voluntarios son pieza clave en el desarrollo de proyectos y programas del Sistema de las Naciones Unidas en Honduras”, asegura Karen Ordoñez.

Roberto Carlos Reyes es uno de los voluntarios nacionales que puede verse por las oficinas de la Unidad de Comunicación y Prensa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “A través de mi labor periodística busco dar a conocer las necesidades y prioridades de las comunidades”, reconoce este periodista que lleva desde 2010 en este organismo.

 “Creo que el voluntariado es la fuerza motriz que contribuye a trasformar el mundo en un lugar más justo y donde el lado humano viene antes de los demás aspectos”, confiesa Carlo Tacconelli, voluntario llegado desde Italia hace diez meses, involucrado en proyectos de Energía Renovable y Adaptación al Cambio Climático del PNUD. De la misma opinión es Karen Ordoñez, “el voluntariado es una forma poderosa de involucrar a los ciudadanos para hacer frente a los desafíos en materia de desarrollo”.

Según el Estudio sobre la Situación del Voluntariado en Honduras, publicado en 2011, el 42% de los voluntarios se embarcan en acciones de este tipo buscando ayudar a los otros. La segunda motivación es conocer mejor y trasformar la realidad del país y la comunidad, mientras que un 17% reconoce que lo hace por satisfacción personal.

Para Carlo Tacconelli su motivación principal es “buscar una trayectoria profesional que pueda ser útil para gente que no ha tenido suerte ni oportunidades de salir adelante en la vida”. Para Roberto Carlos se trata de que su trabajo “contribuya a buscar la mejora de la calidad de vida de los demás”.

Entonces, ¿dan más de lo que reciben? “No”, contesta Carlo Tacconelli, “muchas veces siento que quien sale ganando de esta experiencia soy yo mismo. Este voluntariado me está llenando muchísimo y será para mí un recuerdo inolvidable y una lección de vida que espero, algún día, poder trasmitir a mi familia y las personas queridas".

La satisfacción de estos voluntarios de las Naciones Unidas que trabajan por el desarrollo de Honduras, no está en la remuneración económica sino en “escuchar la palabra gracias al final del día”, comenta Carlo Tacconelli, y Roberto Carlos concluye: “sí, escuchar gracias es la mejor remuneración que puedo recibir de las personas beneficiarias”.

 

image
Roberto Carlos Reyes Voluntario Nacional , durante su visita en la comunidad de Aurata, La Moskitia Hondureña.