Inequidades superables

 La población que vive en las zonas de ladera constituye el modelo de pobreza rural más generalizado en el país.

En Honduras, el fenómeno de la pobreza se acentúa en el área rural, donde se presentan mayores limitaciones en cuanto a cobertura y calidad de los servicios sociales. La población rural que representa alrededor de 54.1% de la población del país, tiene niveles de pobreza que al 2012 alcanzan el 74.1% de sus habitantes. La población que vive en las zonas de ladera constituye el modelo de pobreza rural más generalizado en el país. Esta se caracteriza por vivir en ambientes frágiles y de poca productividad que limitan las oportunidades de capitalización y desarrollo. Como resultado, predomina una economía de subsistencia, principalmente agrícola y una reducida interacción con los mercados.

Desafíos

Para lograr una reducción efectiva en los niveles de pobreza rural, el PNUD tiene como meta incrementar  la productividad  e incorporar temas como rentabilidad y competitividad. El fomento de un sector rural organizado, con capacidad de gestión y que mantenga conexiones con mercados dinámicos, se presenta como una estrategia alternativa de desarrollo rural. De igual forma, a través del fortalecimiento de las capacidades en gestión de desarrollo rural, se potencia el uso y manejo adecuado de los recursos naturales con el soporte de las organizaciones públicas y privadas que existen en el país.

Reducción de la pobreza y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

 

El PNUD respalda políticas, programas y proyectos que contribuyen al desarrollo socioeconómico rural comunitario; ofrece asesoría, asistencia técnica y capacitación en gestión de micro, pequeñas y medianas  empresas, así como en agricultura bajo riego para potenciar el desarrollo Agroalimentario  y los encadenamientos productivos.