Honduras avanza hacia la implementación de una Agenda Climática: Avances en la construcción del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático

El lanzamiento de la Agenda Climática de Honduras marca un punto importante en el país en materia de adaptación y mitigación al cambio climático. Como Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), reconocemos los esfuerzos del Gobierno en tener un documento que sirva como hoja de ruta para apoyar la definición de prioridades en materia de implementación de acciones de cambio climático centrados en el desarrollo y progreso de Honduras.

Esta Agenda, que es un documento vivo, contiene aportes que el PNUD ha dado al Gobierno en los últimos años en materia de cambio climático: en la construcción de marcos legales e institucionales y brindando asistencia técnica para la formulación de instrumentos de planificación que respondan a compromisos internacionales.

Uno de los aportes a esta Agenda, ha sido la construcción del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, con un enfoque orientado hacia los territorios y poblaciones más pobres y vulnerables.

Nuestro Asesor en Cambio Climático, Rafael Martins (Twitter: @martinsrafael), nos explica cuál es la relevancia para Honduras de contar con un Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático.

¿Por qué es importante contar con un Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático?

Los Planes Nacionales de Adaptación (NAP por sus siglas en inglés o PNAs) apoyan a los gobiernos nacionales a planificar y priorizar actividades de adaptación al cambio climático a mediano y largo plazo. Su foco está en la identificación, no solo de regiones y sectores claves, sino también la priorización de metas que serán objetivo de programas, proyectos y medidas consideradas fundamentales para fortalecer la resiliencia del país ante los impactos del cambio climático.

Al apoyar la identificación de prioridades y metas, los PNAs inician la planificación de las medidas de adaptación del país estableciendo un marco estratégico de formulación e implementación. Además, la mayoría del financiamiento climático para acciones de adaptación al cambio climático - por medio de fondos climáticos y donantes multilaterales y bilaterales - incrementalmente están siendo direccionados para desarrollar intervenciones priorizadas en los PNAs. Así, los PNAs son instrumentos importantes para la determinación de dónde y qué se hará en términos de adaptación al cambio climático en el país y cómo se va gestionar las diferentes modalidades de financiamiento de esas acciones.

Otras características importantes de los PNAs es que transversaliza las prioridades en materia de adaptación en estrategias sectoriales y nacionales de desarrollo, así como se suman a los esfuerzos de gestión de riesgos de desastres.

¿Cómo ha sido el proceso de construcción de la propuesta del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático?                                                               

Bajo el liderazgo de la Dirección Nacional de Cambio Climático (DNCC) de la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente+) se ha desarrollado un proceso participativo de construcción del PNA que cumple con los lineamientos establecidos por la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, particularmente en el Marco de Adaptación de Cancún. En ese proceso, se ha contado con la participación de instituciones del gobierno, sociedad civil, sector privado, pueblos indígenas y diversas comunidades. Con el apoyo de la Asociación de Organismos No Gubernamentales de Honduras (ASONOG), que se sumó al proceso de construcción del PNA para fortalecer los aportes de la sociedad civil en el Plan, se realizaron 16 talleres de consulta y sociabilización que contaron con la participación activa de más de 800 personas con el objetivo de recompilar aportes de los diferentes sectores y regiones del país.

¿De qué forma el PNUD ha apoyado la construcción del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático?

El PNUD ha brindado acompañamiento y asistencia técnica de expertos nacionales e internacionales en adaptación al cambio climático, incluyendo el Programa global de apoyo a los planes nacionales de adaptación PNUD/PNUMA. Además, canalizó fondos de proyectos y propios para su elaboración. El apoyo ha permitido desarrollar documentos técnicos y la realización y participación en talleres de consulta, socialización y reuniones del Equipo Nacional de Adaptación, que fueron coordinados por la DNCC/MiAmbiente+.  

¿Por qué es relevante tener al PNUD como socio en la construcción de este tipo de instrumentos y en la implementación de acciones por el cambio climático?                            

Somos un socio estratégico al dar soporte técnico altamente especializado y calificado en la construcción y consolidación de la Agenda Climática Nacional y en la elaboración de los documentos necesarios para cumplir con los compromisos de país ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (como por ejemplo: Comunicación Nacional sobre Cambio Climático, Reporte Bianual de Actualización, Contribuciones Nacionales Determinadas e iniciativas para iniciativas para reducir las emisiones de carbono como REDD+). Como organismo acreditado ante los principales fondos climáticos, el PNUD también cuenta con capacidad para movilizar recursos, extensa experiencia para elaborar propuestas técnicas y estructura calificada para administrar recursos para implementar proyectos en adaptación y mitigación al cambio climático.

En el futuro, ¿qué podrá lograr Honduras con el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático?

Una vez que el documento del PNA esté validado y hecho operativo, se podrá identificar áreas prioritarias de acción y apoyar los esfuerzos nacionales de movilización de recursos financieros para implementar programas, proyectos y medidas para fortalecer la resiliencia del país ante los impactos del cambio climático. Para lograr su efectiva implementación, vale mencionar dos importantes iniciativas ya en desarrollo, el marco nacional de indicadores en cambio climático y el sistema nacional de monitoreo en cambio climático, que darán seguimiento al cumplimiento de las metas y compromisos internacionales en materia de adaptación al cambio climático.