Previniendo la violencia por medio del emprendedurismo de jóvenes en situación de riesgo

Slide
Slide
Slide

37 jóvenes quienes viven en una de las zonas más violentas de la ciudad de Tegucigalpa comenzarán sus negocios propios ofreciendo servicios de mecánica, alimentos, serigrafía, reparación, entre otros.

37 jóvenes emprendedores quienes viven en una de las colonias con mayores índices de violencia de Tegucigalpa, colonia Nueva Capital, han finalizado el proceso de formación en temas de competencias blandas y técnicas para desarrollar sus propias iniciativas de micro-emprendimiento.

En Honduras, alrededor del 27.5% de jóvenes ni trabajan ni estudian (Marc Hanson, 2016) de allí que una actividad del Proyecto Seguridad Integral y Prevención de la Violencia que Afecta a la Niñez, Adolescencia y Juventud (PREVJUVE) se orienta a que las y los jóvenes desarrollen micro-emprendimientos y así, puedan generar una fuente de ingreso adicional para sus hogares, suplir una demanda de productos o servicios puntuales en sus comunidades, y tener una ocupación.

Una medida para el trabajo de la prevención de la violencia con jóvenes es por medio del apoyo a micro-emprendimientos que, a corto plazo, les generan ingresos y les dan una ventana para soñar que sus vidas puede cambiar.

Durante cuatro meses, las y los jóvenes de la colonia Nueva Capital han recibido clases en gestión financiera, administración, empoderamiento, innovación y creatividad, resolución de conflictos y resiliencia. Todos aquellos que se han graduado del curso de competencias blandas y técnicas, y presentaron un plan de negocio, han recibido un capital semilla, que dependiendo del emprendimiento, oscila entre Lps. 12,000.00 y Lps. 15,000.00.

Josué de 22 años quien abrirá un taller de mecánica, dice que con las capacitaciones y con el capital semilla recibido “ayudará que mi familia tenga nuevos ingresos y ayudará a ejercitar a otros para que sepan de mecánica. En un año estaré capacitándome en el INFOP [Instituto Nacional de Formación Profesional] para sacar un curso avanzado de mecánica y estar estudiando idiomas en la universidad”. Los micro-emprendimientos son vistos como oportunidades para alcanzar un anhelo más grande, así también lo expresa Ever, 22 años, quien desea abrir una tienda de servicios de serigrafía, “mi negocio me ayudará a costear mis estudios universitarios, y ayudaría a mi mamá para sostener el hogar”.

Las capacitaciones han sido realizadas por la Cámara de Comercio de Tegucigalpa que ha desarrollado 10 sesiones en competencias blandas y técnicas. La Cámara de Comercio brinda su experiencia y conocimiento en proyectos de emprendedurismo con jóvenes y mujeres en riesgo, así como cuenta con un portafolio amplio de empresas asociadas quienes pueden aportar sus conocimientos técnicos en las sesiones de capacitación, así como apoyar financieramente más acciones de capacitación. Para el PNUD es importante generar vinculaciones con la empresa privada y con los gremios que las agrupan para fomentar su rol de asociados en la promoción de emprendimientos y en el desarrollo del sector MIPYMES del país.

Las acciones de capacitación y la entrega del capital semilla se han realizado en el marco del Proyecto Seguridad Integral y Prevención de la Violencia que Afecta a la Niñez, Adolescencia y Juventud (PREVJUVE) implementado en Honduras por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Subsecretaría de Seguridad en Prevención, el Instituto Nacional de la Juventud (INJ) y la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), y que cuenta con financiamiento de la Cooperación Española.

Este tipo de iniciativas por parte del PNUD contribuyen al logro de la Agenda 2030, en sus objetivos específicos, Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 1 “Fin de la Pobreza”; ODS 10 “Reducción de las Desigualdades” y ODS 17 “Alianzas para Lograr los Objetivos”.