Policía y comunidad juntos para disminuir violencia e inseguridad

El trabajo a favor de la prevención de la violencia necesita que tanto autoridades policiales como las y los ciudadanos mutuamente tengan confianza y aúnan esfuerzos para construir una cultura de paz. ¿Quién mejor que alguien de la propia comunidad que ayude a identificar las horas de mayor peligro en determinada parte de su barrio? ¿o que un policía esté pendiente del cuidado y ornato?

Esta preocupación e identificación por aspectos tan sencillos, pero a la vez tan cruciales para la convivencia pacífica, son algunas de las acciones que los policías comunitarios se harán responsables junto a las y los miembros de la comunidad.

En el marco de la implementación del Proyecto “Seguridad Ciudadana en el Triángulo Norte de Centroamérica: Componente Honduras” financiado por el Banco Mundial e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se ha apoyado en la capacitación de 35 efectivos policiales quienes se encargarán de capacitar a 2000 policías, la cual ha sido la meta propuesta dentro del Programa Municipios Más Seguros.

Las capacitaciones incluyen temas relacionados con los fundamentos de la seguridad comunitaria, fundamentos de la doctrina del Modelo Nacional de Servicio de Policía Comunitaria (MNSPC) y proporcionará a las y los participantes, herramientas para la gestión de la seguridad comunitaria, la resolución de conflictos, el patrullaje comunitario y además incluye una práctica supervisada.

Las capacitaciones que se han dado en este modelo están demostrando tener un impacto real en las actitudes y conductas de los agentes policiales. A decir de Sub Comisario Miguel Ángel Amaya Amador “desde que se inicia el proceso de capacitación, los indicadores de denuncias de los ciudadanos contra los policías participantes disminuye considerablemente…” puesto que las y los policías ahora incorporan en sus prácticas aquellos nuevos elementos aprendidos en la capacitación que se traducen en mejores formas de trato a la ciudadanía y nuevas acciones en prevención.

Otro aspecto que emerge a consecuencia de estas nuevas prácticas y su consecuente implementación, es un acercamiento de la ciudadanía hacia los agentes policiales y una nueva conducta en torno a denunciar actos delictivos. Así formándose un rol de corresponsabilidad entre la autoridad policial y la ciudadanía para prevenir y combatir la violencia.

La incorporación de esta forma de trabajo tiene una gran importancia para organismos de cooperación como el Banco Mundial y el PNUD que contribuyen a los esfuerzos que ha venido realizando la Secretaría de Seguridad-Subsecretaría de Prevención, a través de la Policía Nacional, en la implementación del Modelo Nacional de Servicio de Policía Comunitaria como mecanismo para el acercamiento entre la policía y la comunidad para que realicen un trabajo conjunto para disminuir los índices de violencia y de inseguridad en el país.