Candidatas son capacitadas para fortalecer su participación política y trabajar por la igualdad de género

La participación igualitaria de las mujeres en espacios de toma de decisiones y liderazgo político sigue siendo un gran reto. Aún subsisten percepciones, actitudes y roles históricamente definidos de lo que es ser hombre y mujer que marcan diferenciadamente las oportunidades y resultados del desarrollo humano.

De acuerdo a The Global Gender Gap Report 2015 del World Economic Forum (WEF), la brecha de género en la participación política y económica es mayor que las que existen en los ámbitos de salud y la educación. Mientras que en salud la brecha de acceso se ha cerrado al 96%, en participación económica es del 59% y participación política de 23%.

  • “Mi triunfo como política es haber creído en mi misma como persona, como mujer, porque vivimos es una sociedad que nos asignan tareas [a las mujeres] pero no para ser líderes” Fátima Mena. Diputada del Congreso Nacional (PAC)
  • “Ven en un hombre la determinación de mandar. Y la mujer tiene que hacer dobles esfuerzos para comprobar que nosotras también podemos hacerlo” Scherly Arriaga. Diputada por Cortés (Libre)

Por su parte, el Informe sobre Desarrollo Humano 2015 del PNUD señala que la probabilidad de que mujeres ocupen altos cargos públicos administrativos es menor que los hombres. Según los hallazgos, 22% de mujeres asumieron cargos en parlamentos, 26% dentro de Cortes Supremas y 18% en cargos ministeriales.

Si bien Honduras es el país de la región de Centroamérica con mayor representación de mujeres en el poder Legislativo, con un 25% del total de diputaciones en el Congreso Nacional, aún la paridad en la representación está lejos de ser alcanzada. De acuerdo al reporte del WEF arriba mencionado, las cuotas voluntarias para participación de la mujer dentro de los partidos políticos contribuyen a incrementar el número de mujeres en la arena política. En aquellos países donde existen estas cuotas, se llega a un casi 30% de participación de la mujer mientras que en los países donde no existen, difícilmente, se supera el 15% de participación de la mujer.

Frente al próximo proceso electoral en el país, la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas dispone que las nóminas de candidaturas a cargos de elección popular deben estar integradas por 50% de mujeres. Además, establece que el Tribunal Electoral reglamentará el principio de paridad y alternancia en la integración de las planillas electorales.

¿Por qué es importante la participación de la mujer hondureña en la vida política?

La participación de las mujeres en la vida política de Honduras, y en el mundo, es importante y necesaria para la construcción de una democracia más sólida que tome en consideración las realidades y las necesidades propias de las hondureñas y que no sean invisibilizadas por grupos mayoritarios o de poder. Además, las figuras en posiciones de liderazgo tienen un efecto transformador en las dinámicas sociales y en la realidad, al servir como ejemplo y referente a la sociedad.

Por eso, desde el PNUD estamos trabajando fuertemente para que las mujeres cuenten con oportunidades para la participación, desarrollando habilidades y competencias para asumir cargos políticos al servicio de la ciudadanía, y en especial, a favor de las mujeres.  

Academia de Candidatas: desarrollando destrezas para la participación efectiva y al servicio ciudadano

Desde el 2013, PNUD junto con el Instituto Nacional de la Mujer (INAM), el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), el Instituto Nacional Demócrata (NDI) y ONU Mujeres vienen apoyando el desarrollo de la “Academia de Candidatas Mujeres Políticas: sembrando más democracia, más equidad”, como espacio de capacitación en donde mujeres, miembros de partidos políticos legalmente inscritos, profundizan sus conocimientos en relación a su rol y responsabilidad en la vida política y aprenden herramientas básicas para desarrollar estrategias de campaña de comunicación política con éxito.

Uno de los temas que se aborda y comenta en esta Academia es la Agenda Interpartidaria de Género, en sus cuatro ejes que son: (1) Participación política de las mujeres, (2) Empoderamiento económico de las mujeres, (3) Violencia contra las mujeres y (4) Presupuestos sensibles al género. Estos ejes tienen como propósito garantizar su implementación y sostenibilidad, así como resaltar la importancia de generar alianzas y esfuerzos conjuntos para su efectiva consecución.

Como consecuencia de esta discusión, así como del espacio de capacitación que se desarrolla en las propias localidades, se abre una oportunidad de diálogo sobre la realidad y la coyuntura local poniendo en evidencia las necesidades que afrontan todas las mujeres y qué acciones políticas se requieren. Esto sirve como insumo para que las mujeres candidatas o potenciales candidatas desarrollen o afinen sus propuestas políticas.

“La academia ha venido a construir ese espacio en conocimientos en la parte técnica… [lo cual] ha ayudado a fortalecer nuestro espacio político” – Rosa del Carmen Tercero. Diputada por Santa Bárbara (Partido Nacional)

“Hemos demostrado la capacidad que tenemos de despojarnos de nuestras agendas partidarias y realmente enfocarnos en lo que las mujeres quieren que nos enfoquemos, que es esta agenda común. Eso es invaluable. Que hayamos sido las mujeres las primeras en articularnos demuestra la capacidad de las mujeres en la política”. Fátima Mena. Presidenta de la Bancada PAC

Las primeras ediciones de la Academia de Candidatas y la Academia de Parlamentarias, se desarrollaron en el 2013, previo al proceso electoral del 2014. Allí, se capacitaron 187 candidatas que luego participaron en las elecciones generales, en donde 9 fueron elegidas diputadas propietarias y 5 diputadas suplentes del actual Congreso Nacional, así como quedaron elegidas Alcaldesas y Regidoras en diferentes municipios del país.

Las políticas que llegaron a ocupar cargos públicos, recalcaron cómo su participación en la Academia tuvo un impacto en su quehacer político:

“Nosotras [las mujeres diputadas elegidas] somos ejemplo de unidad donde las mujeres se sientan por primera con puntos de coincidencia y objetivos en comunes a realizar. Y eso es la academia parlamentaria” – Scherly Arriaga. Diputada por Cortés (Libre)

“Las mujeres [del Congreso Nacional] juntas hemos impulsado proyectos de ley transformadores [de género] y aprobado por unanimidad el presupuesto general de la República. Todas las leyes que entraron al Congreso con perspectiva de género son aprobadas con unanimidad” – Yadira Bendaña. Diputada por Francisco Morazán (Libre)

Ahora, frente al nuevo proceso para las elecciones primarias de marzo de 2017, se están desarrollando seis Academias en La Ceiba, San Pedro Sula, Santa Rosa de Copán, Choluteca, Comayagua y Tegucigalpa, en las cuales se espera que sean capacitadas 150 mujeres de los distintos partidos políticos que participarán en los comicios electorales.

Las Academias se han desarrollado en el marco de la implementación de una iniciativa auspiciada por el Instituto Nacional de la Mujer (INAM), el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), el Instituto Nacional Demócrata (NDI), ONU Mujeres y el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Estas actividades de capacitación contribuyen a la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esta Agenda, firmada por el Gobierno hondureño, define 17 objetivos interconectados que buscan mejorar la calidad de vida de las personas y no dejar a nadie atrás. Uno de sus objetivos, el Objetivo 5: Igualdad de Género, busca alcanzar sociedades equitativas, inclusivas y respetuosas de los géneros. Al incluir y reconocer la participación política de la mujer se está contribuyendo al desarrollo integral del país.