La conservación de la biodiversidad en los paisajes indígenas productivos de la Mosquitia

Ojetivo del proyecto

La meta del proyecto es conservar a la globalmente importante biodiversidad de la región de La Mosquitia de Honduras. Su objetivo es que la biodiversidad sea conservada en los paisajes de producción manejados por las personas indígenas de La Mosquitia. Por lo tanto, este proyecto complementará las iniciativas financiadas por GEF y otros donantes en la amplia cadena de áreas protegidas que quedan al oeste del área del proyecto. Un principio fundamental del proyecto es que perseguirá la conservación de la biodiversidad a la vez que respetará las necesidades de desarrollo y las normas culturales de la población local.

¿Cuál es la población beneficiada?

Durante la fase del diseño del proyecto, se ha enfatizado en forma contundente, tomar en cuenta las particularidades culturales y sociales del área del proyecto. La característica que define a La Mosquitia es la presencia del pueblo misquito indígena, cuyos 76,000 miembros conforman el 88% de la población total de la parte hondureña de la región. El resto de la población está conformada principalmente de ladinos (raza mixta de migrantes de otras partes del país que hablan español), pueblos indígenas de Tawakha que predominantemente viven a lo largo de las riberas de los ríos, y pueblos Garifunas afrocaribeños que viven principalmente a lo largo de la costa en la parte noroccidental de la región.

¿Cómo beneficia a Honduras?



Este proyecto conservará la globalmente importante biodiversidad de los paisajes de producción en la remota y amplia región de La Mosquitia de Honduras, desarrollando las capacidades de las comunidades y cooperativas indígenas para que lleven a cabo el manejo forestal sostenible y de esa forma aseveren sus derechos sobre las tierras bajo la amenaza de usurpación y deforestación por extraños; fortaleciendo los reglamentos comunitarias y del gobierno y la aplicación del uso de los recursos; apoyando a la planificación conjunta de iniciativas de desarrollo y conservación entre comunidades locales, gobiernos municipales y el gobierno central; y asegurando que inversiones por agencias externas sean sujetas a salvaguardias adecuadas para asegurar su compatibilidad con y contribución para la conservación de la biodiversidad.