6 Erradicar la pobreza extrema y el hambre

¿Dónde estamos?

Meta 1 A: Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a 1 dólar por día

Considerando los escasos avances logrados hasta 2010, será difícil que se cumplan para 2015 las metas de reducción de la pobreza


En Honduras, el avance en la reducción de la pobreza ha sido lento. En el período 2001-2010, la pobreza bajó en 3.7 puntos porcentuales1 significando un cambio de 0.41 puntos porcentuales por año. Por su parte, la pobreza extrema, en este mismo período, se redujo en 5.1 puntos porcentuales significando un cambio de 0.57 puntos porcentuales anuales. En 2010 hay 252,334 hogares hondureños más en situación de pobreza con respecto a los hogares del 2001. En 2010 ese número se incrementó significativamente a 1,038,863 hogares. Similar situación ha sucedido con los hogares en pobreza extrema al pasar de 546,265 en 2001 a 676,733 en 2010.

Considerando los escasos avances logrados hasta el presente año, será difícil que se cumplan para 2015 las metas de reducción de la pobreza establecidas en la Declaración del Milenio.

A mayo 2010, el 60% de los hogares en el país vivía en una situación de pobreza, lo que significa que sus ingresos son insuficientes para cubrir el costo de una canasta básica de consumo de bienes y servicios. De manera paralela, el 39.1% de los hogares se encontraban en condiciones de pobreza extrema, representando que su ingreso mensual es insuficiente para cubrir el costo de una alimentación mínima.

En el país se han presentado importantes avances en reducción de la proporción de población que vive con menos de US$ 1.25 por día (PPA, 2005)

Por otra parte, Honduras ha experimentado un logro relevante en la reducción de la proporción de la población que vive con menos de US$ 1.25 por día (PPA, 2005). El porcentaje se redujo de 43.5% de 1990 a 18.2% de 2006, cumpliendo con anticipo la Meta fijada de 21.78% para 2015. No hay que olvidar que esta línea de pobreza internacional en Honduras queda muy por debajo de los niveles de subsistencia, y que sacar la entera población de estos grados de penuria sigue constituyendo un importante desafío por el país.

Para acelerar la reducción de la pobreza, la disminución de la desigualdad es indispensable. Honduras, con un Coeficiente de Gini de 0.58 en 2007, es uno de los cuatro países más desiguales en América Latina. Persisten las desigualdades históricas en lo que respecta a los ingresos. A nivel nacional, en 2007, el 40% más rico de la población percibía el 81.31% de los ingresos nacionales, mientras que el 40% más pobre se beneficiaba solamente del 7.46% del mismo.

Meta 1B: Lograr empleo pleno y productivo, y trabajo decente para todos, incluyendo mujeres y jóvenes

Los datos de la proporción de la población total de 15 años y más o en edad de trabajar que está ocupada muestran un leve crecimiento de 56.1 a 58% durante el periodo 1990-2008. No obstante, este indicador por sí sólo no permite evaluar la alta precariedad laboral (subempleo invisible) en el país, estimándose que el crecimiento económico generado en los últimos 7 años no se ha traducido en la suficiente generación de empleos decentes y productivos en el país.

Persiste una brecha relevante entre los sexos, siendo la tasa de empleo masculina superior a la femenina en casi 30 puntos. En lo concerniente a los jóvenes, no se han realizados avances significativos a lo largo del período considerado lo que se manifiesta en las condiciones vigentes en los puestos de trabajo. El Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2008/2009 muestra que el 57.1% de los jóvenes hondureños no cuenta con un contrato de trabajo, un 66.1% no tiene seguro médico, un 64.2% manifiesta no tener prestaciones laborales, un 87% no tiene programas de pensión y jubilación y un 58.8% carece de flexibilidad de horarios y del pago de horas extras.

El análisis de los indicadores relativo a la situación de empleo en Honduras permite resaltar que, durante el período 1990-2008, han habido avances. Sin embargo, persisten ámbitos en los cuales se necesitan mayores esfuerzos, especialmente en lo que respecta a la creación de oportunidades laborales para jóvenes y mujeres.

Meta 1C: Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre

Durante el periodo 1991-2006, la situación nutricional en Honduras ha presentado avances significativos en los indicadores de la desnutrición infantil global, crónica y aguda


En el período 1991-2006, la situación nutricional en Honduras ha presentado avances significativos en los indicadores de la desnutrición infantil global, crónica y aguda. La desnutrición global ha disminuido en 8.8 puntos porcentuales y la crónica en 15 puntos porcentuales. La prevalencia de la desnutrición aguda, para el mismo período, ha retrocedido al pasar de 1.8 a 1.0 %. De no presentarse modificaciones significativas en la tendencia de cambio observada, lo más probable es que alcance las metas previstas para 2015.

No obstante los logros a nivel del país, el análisis de la Meta demuestra que todavía existen profundas asimetrías regionales. En ciertos departamentos de la región occidental, la desnutrición crónica infantil mostraba, en 2005-2006, tasas de prevalencia muy por encima del promedio nacional: 49.5% en Lempira, 47% en Intibucá, 42.3% en La Paz y 41.7% en Copán.

Si bien la desnutrición infantil ha disminuido, sigue existiendo un alto número de personas que no está en condición de mejorar su situación alimentaria. Aunque en Honduras, en el período 1990-2006, la proporción de personas subnutridas se ha reducido de 19 al 12%, haciendo prever el cumplimiento de la Meta para 2015, el número absoluto personas subnutridas desde el 2000 no ha variado, situándose en 800,000 personas.

Notas

1 Según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples de Mayo 2010, del Instituto Nacional de Estadística (INE).

1.17 years
remaining
until 2015

1990 2015
Metas e indicadores
  1. Reducir a la mitad entre 1990 y 2015 el porcentaje de personas con ingresos inferiores a un dólar
    • 1.1. Porcentaje de la población con ingresos inferiores a 1 dólar por día
    • 1.2. Coeficiente de la brecha de la pobreza a 1 dólar por día
    • 1.3. Proporción del ingreso o consumo que corresponde a la quinta parte más pobre de la población
  2. Alcanzar el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, incluidas las mujeres y los jóvenes
    • 1.4. Tasa de crecimiento del PIB por persona empleada
    • 1.5. Relación empleo-población
    • 1.6. Porcentaje de la población empleada cuyos ingresos son inferiores a 1 dólar por día (valores de PPA)
    • 1.7. Porcentaje de trabajadores familiares por cuenta propia y aportadores en el empleo total
  3. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padezcan hambre
    • 1.8. Prevalencia de niños menores de 5 años de peso inferior a lo normal
    • 1-9- Porcentaje de la población por debajo del nivel mínimo de consumo de energía alimentaria (subnutrición)