Informe Sobre Desarrollo Humano Honduras 2003

Publicado en 31 dic 2003 (251 páginas)
image

Desde 1998 la oficina del PNUD en Honduras ha estado apoyando la publicación de los Informes nacionales sobre Desarrollo Humano, como una contribución al país para profundizar y difundir el paradigma de un desarrollo que se centre en la gente, mediante la ampliación de las capacidades y oportunidades de todas las personas. El propósito principal de los informes nacionales es situar en perspectiva de debate los temas trascendentes del país y propiciar que las iniciativas y propuestas de los actores sociales tomen en cuenta las mediciones y
reflexiones sobre una visión del desarrollo que exceda al inmediatismo.

En esta oportunidad se presenta el quinto Informe sobre Desarrollo Humano de Honduras, el cual aborda como tema central la dimensión cultural del desarrollo, con el objeto de aproximarse a la identificación de obstáculos y potencialidades que se derivan a partir de las creencias, actitudes, valores y prácticas de los hondureños y hondureñas. La forma en que las personas deciden vivir juntas, mediante los valores y creencias compartidas, es esencial para ampliar las opciones individuales.

Cada informe sobre desarrollo humano pretende ser un llamado de alerta sobre el estado del desarrollo del país en cuanto a sus indicadores, pero sobretodo en cuanto a sus procesos. En este sentido, es importante resaltar que una de las conclusiones de este Informe es que Honduras refleja una pérdida del ritmo en sus logros de desarrollo humano, así como un patrón territorialmente diferenciado de los niveles de progreso, concentrados sobretodo en el corredor central del país. De igual manera, al observar los indicadores relativos al género,  todavía se observa un acceso inequitativo por parte de las mujeres a las oportunidades de participación política y económica. Con lo cual, tal como lo plantea el Informe, el país requiere revisar y analizar el entorno político-institucional y el económico-administrativo, pero especialmente el cultural, para identificar los principales problemas y obstáculos que han causado la desaceleración de los avances y la lenta reducción de las inequidades.

Porque el desarrollo es desde y para la gente, cada vez es más importante conocer sus vínculos con la cultura, a fin de identificar y potenciar los elementos que aseguren que las transformaciones sociales tengan aceptación y participación genuina de la ciudadanía y, por ende, que sean sostenibles. En el Informe se plantea que el país debe superar la brecha entre el país formal -que se ha intentado crear mediante el marco jurídico-institucional- y el país real que existe a partir del imaginario de una población que ha vivido por muchos años en un contexto de inequidad y déficit de cobertura de la institucionalidad estatal.

El momento actual de la cultura hondureña se caracteriza por una tensión entre la permanencia de la tradición y la transición al cambio. La urbanización avanza aceleradamente pero de manera precaria, sin que por otra parte sea debidamente revalorizado el nuevo papel de lo rural. En vista de la velocidad con que se suceden los cambios actuales, se corre el riesgo de que al no haber los soportes de identidad y de una sólida cultura común, desaparezcan las normas y valores culturales tradicionales sin que emerjan otras formas cohesivas modernas que los reemplacen.

En este Informe se advierte que en el imaginario social los hondureños se perciben como personas trabajadoras, nobles y austeras, con un particular apego al pasado, a la vez que con cierta disposición por lo novedoso y una alta valoración del papel de la familia en la transmisión de los valores; percepciones que deberían ser más tomadas en cuenta en la construcción y orientación de la sociedad hondureña. Por otra parte, son significativos los desafíos culturales que indican que el país debe superar los niveles de desconfianza en las relaciones interpersonales, tanto como promover más las actitudes emprendedoras e innovadoras y una actitud más crítica con las condiciones del entorno.

También se aborda el sustrato cultural de algunos de los principales fenómenos sociales que afronta el país como son el VIH/SIDA, las maras y la corrupción. En el caso del VIH/SIDA, se detecta una brecha entre información y comportamiento, que se evidencia en la actitud que lleva a pasar por alto el riesgo de contraer la epidemia. En el caso de la asociación en maras se advierte un déficit de oportunidades y de espacios de integración para la juventud, así como un contexto social de riesgo que favorece la emergencia de comportamientos colectivos que lesionan la convivencia social.

En cuanto a la corrupción, el Informe señala que se observa una opinión de incomodidad por parte de la población, que tiende a coexistir de manera paradójica con una actitud de respeto y admiración por aquellos que han logrado riquezas a partir de prácticas fraudulentas.

Asimismo, se evidencia una sensación de impotencia e incredulidad ciudadana hacia la capacidad del sistema de justicia para reducir la corrupción. Al respecto, es urgente para el país que se estimulen procesos educativos, así como de fortalecimiento y transparencia de la gestión pública, especialmente en el sistema de justicia, para impulsar una cultura anticorrupción, basada en una ética social que promueva la responsabilidad personal ante los bienes públicos y la convicción de que es posible combatir este flagelo. La necesidad de impulsar una ciudadanía multicultural es una de las conclusiones que se extraen del estudio que para los efectos de este Informe se realizó en el departamento de Gracias a Dios, considerado como el departamento con la mayor diversidad étnica en el país. De los hallazgos de dicho estudio, se desprende que es preciso adoptar medidas de acción afirmativa que resguarden los derechos de las minorías étnicas no solo de Gracias Dios, sino que de toda Honduras, a la vez que se debe ofrecer a estos pueblos más mecanismos de integración al Estado nacional.

El Informe enfatiza la pertinencia de conocer los distintos modos de ser de los hondureños, es decir, su ethos cultural, en aras de propiciar que los procesos y políticas de desarrollo reconozcan y se construyan desde las especificidades y necesidades de la gente, para lo que la cultura no debe ser vista sólo en su acepción artística tradicional. La cultura es un concepto dinámico que puede permitir la convivencia y el progreso de las personas y comunidades, de ahí que amerite ser considerada oportunamente en las políticas y programas de desarrollo, en aras de profundizar las raíces de las sociedades, y así evitar que los países queden a la deriva frente a la fuerza de los vientos de cambio. Como todos los informes sobre desarrollo humano, éste ha sido elaborado por un equipo profesional e independiente de investigadores y consultores que no representan la opinión de la oficina del PNUD en Honduras, siendo la autonomía uno de los principales baluartes que le confieren credibilidad a los hallazgos y conclusiones de este documento.

Destacado

  • Estado y tendencias en desarrollo humano
  • El gasto social como herramienta para reducir las inequidades
  • Los espejos del tiempo: entre la tradición y la transición
  • Las paradojas del imaginario hondureño

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Honduras 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe