Hacia la construcción de un país seguro ante los desatres

18 oct 2013 53 Páginas
image

La experiencia de Honduras en la incorporación de riesgos y la adaptación climática a la agenda del Desarrollo

Honduras presenta una de las problemáticas de riesgos más graves a escala mundial y uno de los menores niveles de resiliencia económica para enfrentar una crisis por desastres (BID, Indicadores 2010). El país presenta una alta recurrencia sobre su territorio de fenómenos potencialmente desastrosos como inundaciones, sequías, deslizamientos y sismos y ha tenido que enfrentar en los últimos años tormentas tropicales y huracanes de impacto nacional y con enorme poder devastador, tales como el huracán Mitch (1998), las tormentas Beta y Gamma (2005), la Depresión 16 y la tormenta Agatha (2010). La magnitud de los daños y pérdidas recurrentes en un país con un Indice de Desarrollo Humano medio y clasificado en el puesto 106 a escala mundial, tiene un impacto particularmente grave. Tan solo la estimación del impacto económico por los desastres de gran magnitud en Honduras entre los años de 1993 a 2009 ha sido de 4,274 millones de dólares, lo que significa que en ese período hay unas pérdidas anuales promedio de 251 millones. Sectores del desarrollo como infraestructura, agricultura, vivienda, agua, saneamiento, educación y salud han sido los más afectados, siendo los sectores sociales más golpeados los estructuralmente más vulnerables, tales como la población indígena y los hogares con solo jefatura femenina. El impacto de los desastres en Honduras es de alcance nacional. Estudios recientes han indicado a Honduras como uno de los tres países de la región que enfrenta en mayor grado la denominada trampa de resiliencia, es decir, el círculo de retroalimentación perversa entre los desastres, pobreza y falta de desarrollo. En años recientes y respondiendo al desafío que plantean los desastes, se ha producido un esfuerzo liderado por las autoridades nacionales, para generar un cambio de rumbo en las políticas públicas en gestión de riesgos de desastres y adaptación climática, a fin de evitar el desarrollo de nuevas condiciones de riesgos y reducir las ya existentes condiciones de riesgo acumuladas. Ha sido en el marco del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres, que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) han acompañado los esfuerzos estatales en el fortalecimiento de sus capacidades en gestión de riesgos de desastres mediante el desarrollo del proyectos “Impulsando la Adaptación al Cambio Climático en Municipios y Comunidades Altamente Vulnerables en Honduras” y “Técnicos, Instituciones Públicas, Alcaldías y Comunidades Altamente Vulnerables al Cambio Climático han Incrementado y Fortalecido sus Herramientas y Capacidades de Adaptación”, los cuales se desarrollaron entre los años 2010–2013. Adicionalmente, este documento hace referencia a la articulación con el Proyecto Implementación de la Política de Recuperación Temprana –PIPRT puesto en marcha por el PNUD y su Buró para la Prevención de Crisis y Recuperación, entre los años 2009 y 2012 y el cual desarrolló un conjunto de líneas de apoyo a escala nacional y municipal tendiente al fortalecimiento de políticas públicas y capacidades en la recuperación post desastres y en la reducción de riesgos. Los proyectos PNUD/COSUDE plantearon como estrategia el fortalecimiento de capacidades nacionales a través del desarrollo de conocimientos y capacidades en técnicos y comunidades y el desarrollo de experiencias piloto a nivel municipal que pudieran reflejar la diversidad de escala territorial y la tipología de los riesgos más extendidos en el país (inundaciones y deslizamientos y erosión costera). Se considera que la construcción de la seguridad humana, frente a los riesgos socionaturales y ambientales, es para Honduras uno de los factores cruciales de su desarrollo y de la calidad de vida de su población. Las experiencias piloto se sitúan en Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central (Tegucigalpa, M.D.C.) y en Santa Rosa de Aguán en Colón. La primera respresenta la dinámica de gestión territorial de los riesgos en ciudades altamente pobladas con amenazas por deslizamientos y ha quedado sistematizada en el documento Una Ciudad en Busca del Orden Perdido. La segunda refleja la dinámica en gestión y adaptación climática en una comunidad costera altamente vulnerable y ha quedado explicada en las publicaciones Por el Amor al Mar y Adaptándonos al Cambio Climático. En este sentido se presenta el documento Hacia la Construcción de un País Seguro ante los Desastres que sintetiza los resultados del programa COSUDE implementado por el PNUD, como apoyo a las autoridades nacionales en la gestión de riesgos y la adaptación climática. JOSÉ MANUEL HERMIDA Representante Residente PNUD Honduras

Destacados

  • FORTALECIMIENTO DE POLÍTICAS NACIONALES Y MARCOS NORMATIVOS
  • INCORPORACIÓN DE LA GESTIÓN DE RIESGOS EN LAS POLÍTICAS SECTORIALES Y TERRITORIALES DEL DESARROLLO
  • DESARROLLO DE CAPACIDADES
Hacia la construcción de un país seguro ante los desatres